Al carajo el lenguaje «inclusivo».

Demis Alan Santana / Director General de Cambio

Se dice tanto del asunto de la persona que lloró porque quiere que le digan «compañere», que las redes sociales se están volcando, apuntando a la búsqueda de una legislación en pro del lenguaje «inclusivo».
No tardan en meter a presión una legislación -porque lo van a hacer; son votos- para darle gusto a éstas persona.
Solo les diré una cosa para que sepan del asunto; el que la Ley te obligue a referirte en los términos que ellos desean «amigue, compañere, etc», viola la Libertad de Expresión, porque la ciencia(Biología) me dice que si esa persona tiene sexo masculino(pene) o femenino(vagina), es hombre o mujer, y que no es relativo solo a los seres humanos, sino, también en los animales salvo algunas especies.
Y es el caso que así empezó en algunas naciones, y terminó con leyes que llegan a aplicar sanciones costosas, e incluso, cárcel, contra Médicos que llamaron por «error», madre, a una mujer embarazada, o en otros casos, después del parto.
Y en lo personal, una ideología, -porque es eso, una bola de ideas con poder social-, no debe estar por encima de la ciencia.